Archivo de la categoría: Run

MARATÓ BARCELONA

Aquest any SI!! A pocs dies de la gran cita i sembla que tot és a punt pel nostre debut en els 42K!! Ja només queda creuar els dits i disfrutar!!

INSCRITS: Esther Boneta, Mar Rodríguez, Mery Fernández i Jordi Adell.

I6781-b

Go, go, go!

Marató de Barcelona 2015

Aquest any SI!! A pocs dies de la gran cita i sembla que tot és a punt pel nostre debut en els 42K!! Ja només queda creuar els dits i disfrutar!!

INSCRITS: Esther Boneta, Mar Rodríguez, Mery Fernández i Jordi Adell.

I6781-b

Go, go, go!

MATAGALLS – MONTSERRAT 2014

 

Y hoy haré algo que hace mucho tiempo que no hacía: ESCRIBIR EN PRIMERA PERSONA.

Me gustaría contaros como viví y lo que supuso mi último reto, Matagalls – Montserrat (85.5 Km).

El pasado 20 de setiembre a las 16.19 de la tarde 4 compañeros del equipo y yo nos dirigimos, con muchos nervios y entusiasmo, hacia la salida de la cursa que llevábamos casi dos meses entrenando.

Empezamos muy animados y con muy buenas sensaciones pero, ya centrándome en mi propia experiencia, llegando al primer avituallamiento (km 17 más o menos) ya tuve que realizar mis primeras curas en los pies: compeeds, tiritas, vaselina y a seguir hacia adelante.

Era mi primera experiencia en este tipo de marchas ya que hasta el momento mi récord estaba en poco más de media maratón y la verdad es que me sorprendió mucho la evolución de mi cuerpo a lo largo de los quilómetros.

A mitad de la carrera ya tenía la planta de los pies al rojo vivo y veía peligrar alguna de mis uñas. Todo esto y alguna que otra molestia (sin importancia por el momento) empezaron a hacerme dudar si podría terminar ese reto en el que había puesto tanta ilusión.

En ese momento, debido a las dificultades que iban causando las heridas que estaban apareciendo en los pies, me separé del grupo quedándome más atrás con otro compañero que decidió seguir conmigo hasta el que sería nuestro final.

Recuerdo claramente la impotencia que sentía cada vez que paraba para hacer las curas y preparación de pies necesarias para poder continuar con la carrera. Me sentía físicamente muy fuerte, con molestias físicas leves y tras más de 15 horas andando mi cansancio era mínimo… pero los pies… esos pies que escocían cada vez que se apoyaban en el suelo… eso era otra lucha que NUNCA había vivido hasta ese momento en una carrera…

Caminando como pude conseguimos llegar, mi compañero y yo, hasta el km 60. En esos momentos el andar de forma “improvisada” para evitar apoyar los pies sobre las llagas empezó a hacer meya en mí y un fuerte dolor ciático se fue haciendo cada vez más presente…

Nuestro propio stuff, que LUJAZO tener amigos que te acompañen toda la carrera para hacerte de avituallamiento (estaremos eternamente agradecido), no paraba de animarnos, cuidarnos y apoyarnos creyendo en nosotros en todo momento. Esto y el constante apoyo de mi compañero me hicieron continuar y pasar del km 60.

Pero… finalmente en el km 70, a 15 km de la meta, me vi obligada a abandonar.

Mi historia, en realidad, no trata sobre la evolución de la cursa, más bien trata sobre el sentimiento que afloró en mi cuando abandoné. Tomar esa decisión supuso un choque enorme tanto físico como psicológico. Durante toda la vuelta a casa no podía dejar de llorar, esa impotencia que sentía de verme físicamente bien (menos por la ciática) pero incapaz de dar un paso más por el estado de mis pies podía conmigo y me hundía.

Aún ahora me planteo si fue mi debilidad mental la que me hizo abandonar o si realmente no podía continuar…. Nunca sabré la respuesta ya que probablemente haya un poco de cada.

Escribir mi propia historia me ayuda a asimilar mi fracaso, aceptarlo y en parte perdonarme el no estar a la altura de las expectativas.

Las últimas semanas he recibido comentarios de todo tipo; desde el que me dice que una locura así nunca debería habérmela planteado hasta el que me anima a sentirme más que orgullosa de los km realizados! Todos tienen su parte de razón y sinceramente me siento MUY FELIZ de todo lo que he conseguido en este último año (cuando he empezado a correr), no sólo por la Matagalls – Montserrat; pero también debo admitir que ha sido demasiado tiempo, esfuerzo y ganas invertidas en esta carrera para que no duela ver como terminó precipitadamente…

Todos tenemos momentos álgidos y otros más duros durante nuestra temporada de entreno y competición. Dudas, inseguridades, instantes en los que te sientes solo e incapaz son lo normal para cualquier ser mortal, ya no solamente en el deporte sinó también en diferentes situaciones de la vida. Cuando realizas un hobbie como el run (y empezando el triatlón) aprendes a disfrutar del sufrimiento que conlleva ese sudor, ahogo y superación de cada paso; pero a la vez también debes aceptar tus “derrotas”.

Esta marcha es mi primera derrota personal por no poder completarla (aún me siento tan frustrada…) pero a la vez me anima a seguir, entrenar, tener presente los errores que he cometido y sobretodo HACERME FUERTE PARA CONTINUAR (poca broma pero semanas después escribo esto después de un día con tacones, dos uñas menos, una uña negra y aún restos de las ampollas… hoy ha sido un día duro para mis pies :P).

Seguro que todos conocéis esa frase que dice algo así como “No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está”. Bien, yo si se dónde estaba mi límite ese 20-21 de setiembre de 2014 pero lucho para que mi límite de ayer no sea el mismo que mañana.

Un especial saludo a todos mis compañeros (los cracks que terminaron, los que nos siguieron con el coche y el chico que decidió terminar conmigo) y a seguir!!!

 

Esther Boneta

 

Go, go, go!